Un mundo dentro de otro, tiendas y naves que viven pegadas unas a otras en la periferia de la ciudad llegan compradores que llenan sus coches para acercar los productos de moda a todos los mercadillos  de  la gran ciudad,

 

en el chino